Buscar

Historia F+Q

Enseñando física y química a través de su historia. Un blog colaborativo de los alumnos del Master de Secundaria

Categoría

1ºBac_Bloque 4. Transformaciones energéticas y espontaneidad de las reacciones químicas

Los isótopos y la fisión del uranio

Los valores de masa atómica que usamos para los elementos suponen que la relación isotópica siempre es constante. Sin embargo, esto no siempre se cumple. Por ejemplo, fueron variaciones en los valores de masa atómica del plomo – diferentes valores para plomo de diferentes lugares – los que llevaron originalmente a Sir Frederick Soddy, un químico británico, a deducir la existencia de isótopos. En fechas más recientes, se determinó en una muestra de mena de uranio, que sólo el 0,296% del uranio era uranio 235, mucho menos que el valor “normal” de 0,720%.

En discrepancia podría parecer poco interesante, pero hizo que científicos de todo el mundo acudieran a la mina de Okla en Gabón (en el África Occidental). Sabemos que el isótopo U-235 se fisiona en forma espontánea para liberar energía y diversos productos de fisión. Cuando los químicos y físicos nucleares examinaron la composición química de la mena, encontraron 15 productos de fisión comunes. Esto implicaba que en algún momento en el pasado había ocurrido una reacción nuclear en Okla.

La existencia de esta reacción nuclear subterránea no era prueba de alguna visita del espacio exterior ni de una antigua civilización. Más bien, era el resultado de la composición primitiva del uranio en nuestro planeta. El uranio 235 tiene una vida media mucho más corta que la del U-238; por ello, la proporción de U-235 está bajando continuamente. Hace unos 2000 millones de años, cuando ocurrió la reacción nuclear de Okla (suceso que duró entre 2 x 105 y 1 x 106 años), había cerca del 3% de U-235 en las rocas de Okla. Se cree que el agua de la lluvia lixivió las sales de uranio, que se depositaron en cavidades en las que el uranio estaba lo bastante concentrado como para iniciar la reacción de fisión en cadena. Algo igualmente importante fue que el agua actuó como moderador, frenando los neutrones emitidos para que pudieran fisionar un núcleo vecino y continuar la reacción en cadena. El descubrimiento de la reacción antigua fue un suceso interesante para los científicos, aunque no lo suficiente como para aparecer en los diarios amarillistas.

Seguir leyendo “Los isótopos y la fisión del uranio”

Anuncios

El accidente de Seveso

“Pasado el mediodía del sábado 9 de julio de 1976 se produjo una ruptura en un reactor de la planta Icmesa (Industrie Chimiche Meda Società) en la localidad italiana de Seveso, a medio camino entre Milán y el lago Como. Unas tres toneladas de substancias tóxicas –principalmente una dioxina denominada TCDD– formaron una nube que devastaría más de 1.800 hectáreas de terreno. La tetraclorodibenzodioxina o TCDD era el ingrediente activo de un defoliante usado, con efectos devastadores, por las fuerzas estadounidenses en la guerra de Vietnam, también conocido como agente naranja. […]6

Seguir leyendo “El accidente de Seveso”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑