El hombre, como ser biológico está integrado dentro del flujo de energía de la naturaleza. A lo largo de toda la historia el hombre se ha valido de distintas fuentes de energía para realizar una amplia gama de actividades. El hombre primitivo podía encontrar la energía necesaria para sus procesos vitales en los alimentos que consumía y, por otro lado, dependía del sol como fuente de calor. Posteriormente descubrió el fuego, que aprendió a utilizar con múltiples fines.

Pero fue a partir de finales del siglo XVIII, con el comienzo de la Revolución Industrial, cuando se produjo el gran cambio en la pautas de consumo energético de la civilización. El progreso puso en marcha maquinarias nuevas para la manufacturación de innumerables productos industriales, fabricadas masivamente. Se le suma a esto la revolución en el transporte que consume impensables cantidades de energía.

Desde finales del siglo XIX, la sociedad atraviesa etapas en las que el cambio y el avance tecnológico son las características principales. Aparece la energía eléctrica, los automóviles, los aviones, los motores de combustión interna, la industria química y la industria metalúrgica. Se da lugar así a la segunda fase de la revolución industrial, donde los combustibles fósiles (especialmente el carbón) aportaban la energía primaria, sin siquiera sospecharse el grave daño que más adelante ocasionarían.

La tendencia de utilizar carbón como principal fuente de energía se modifica a partir de la Segunda Guerra Mundial, donde comienza a tomar protagonismo otro combustible fósil: el petróleo. Actualmente se necesitan grandes cantidades de energía para las diversas actividades humanas: agricultura, industria, transporte, comunicaciones y otros servicios que aportan confort a la vida moderna. Es por eso que el consumo de combustibles se ha incrementado espectacularmente en los últimos tiempos.

Recuperado de http://www.oni.escuelas.edu.ar/2002/santiago_del_estero/madre-fertil/energia.htm

Actividad

Se harán grupos y cada grupo trabajará uno de los siguientes: petróleo, carbón, gas natural, nuclear, hidroeléctrico, biomasa, geotérmica, solar, eólica. La cantidad de alumnos por grupo se definirá dependiendo de la cantidad de alumnos que tengamos. Dispondrán de dispositivos electrónicos para buscar información. A realizar:

– Leer el fragmento de texto

– Ver la siguiente imagen: http://i1.wp.com/www.ventageneradores.net/blog/wp-content/uploads/2016/03/La-historia-de-la-energia-01.jpg?resize=720%2C3879

– Responder a las siguientes preguntas: ¿Qué es? ¿Es renovable o no renovable? ¿Cómo se consigue? ¿Aplicaciones?

– Una breve exposición oral sobre su tema. Al finalizar la exposición, se hará un pequeño debate sobre la evolución del uso de distintos tipos de energía.

Nota: En una hora lectiva sería complicado realizarlo, por lo que el trabajo se dividiría en 2 o 3 clases (dependiendo del ritmo al que trabajen).

Objetivos

– Comprender las distintas fuentes de energía que hay y la diferencia renovable/no renovable, así como el proceso evolutivo en la historia.

– Fomentar el trabajo en grupo y habilidades de búsqueda de información.

– Que valoren la importancia de un consumo responsable de las fuentes energéticas.

Criterios de evaluación

– Capacidad para trabajar en grupo y buscar información

– Capacidad de reflexión y argumentación en el debate

– Conocimiento sobre las distintas fuentes de energía

 

Jon Unanue Irureta

Anuncios