“Henry, William (1774-1836).

Químico y médico inglés, famoso por sus estudios sobre las propiedades de los gases y especialmente por formular la Ley de Henry, sobre la influencia de la presión en la solubilidad de los gases.

Nació en Manchester, el 12 de diciembre de 1775, y falleció en Lancashire (al NO de Inglaterra) el 2 de septiembre de 1836. Era hijo del químico y farmacéutico Thomas Henry, que tenía una empresa química en Manchester. En 1807 se doctoró en Medicina por la Universidad de Edimburgo, pero su delicado estado de salud, debido a un accidente ocurrido en su niñez, le obligó a retirarse de la práctica médica y retornar a la química, que era una de sus pasiones. Años antes, en 1803, había formulado la ley que hoy lleva su nombre y se conoce como Ley de Henry, según la cual la cantidad de gas que se disuelve en un líquido a una temperatura dada es directamente proporcional a la presión que el gas ejerce sobre el líquido, y no consecuencia de una reacción química.”

Actividad:

–          Leer el texto de:

María Isabel Bermejo Bermejo, extraído de http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=henry-william

–          Comenzar un debate en clase en el que irán respondiendo o realizando aportaciones a las siguientes preguntas o enunciados:

  • Relacionar el descubrimiento de Henry con la unidad didáctica que se va a comenzar: Disoluciones.
  • Analizar la aportación de los estudios de William Henry a la Química actual.
  • Realizar una lluvia de ideas sobre utilidades en la vida diaria, de los resultados y conclusiones de la ley de Henry; como por ejemplo, por qué al retornar a la superficie los buceadores deben subir escalonadamente para permitir que el nitrógeno disuelto en la sangre se libere al disminuir la presión.
  • Aplicar otros conceptos sobre solubilidad de los gases (del tema de disoluciones), al cambio climático, por ejemplo, que el aumento de la temperatura global de la tierra hace que haya menos oxígeno disuelto en el agua de los océanos, provocando la migración de peces a otras zonas o incluso su muerte, debido a la falta de oxígeno.

–          Comenzar un segundo debate, no menos útil para ellos, en el que vean cómo W. Henry, a pesar de ese accidente que tuvo, que le apartó de su carrera profesional, no le hizo mermar la ilusión y motivación que sentía por su verdadero sueño.

Objetivos

–          Establecer un hilo conductor desde el descubrimiento de una Ley científica, hasta su aplicabilidad hoy en día.

–       Valorar la contribución de científicos a la ciencia y tecnología que tenemos actualmente.

–           Motivar a los alumnos para que no decaigan con ningún contratiempo que se les interponga.

 

Criterios de evaluación

–          Participar en el debate, con un lenguaje claro, y ser capaz de interactuar con el resto de compañeros, teniendo en cuenta sus aportaciones.

–          Ser capaz de relacionar un conocimiento científico con su utilidad en la práctica.

–          Aportar ideas de motivación al resto de sus compañeros para despertar en ellos un espíritu científico.

Irene León

 

Anuncios