Imagen de una placa fotográfica de Becquerel expuesta a la radicación de una sal de uranio. Se ve claramente la sombra de la cruz colocada entre la placa y la sal de uranio.

A principios de 1896, el físico francés Henri Becquerel, […] decidió ver si algo semejante a los rayos X era emitido también por los cuerpos fluorescentes de los que se sabía que resplandecen bajo la acción de los rayos incidentes de luz. Para estos estudios, escogió cristales de un mineral conocido como “uranilo”. [..] Como Becquerel creía que la radiación es el resultado de la iluminación exterior, colocó un cristal de uranilo sobre una placa fotográfica envuelta en papel negro y puso todo ello en el antepecho de la ventana. Cuando reveló la placa después de unas cuantas horas de exposición a la luz del sol, observó claramente una mancha oscura debajo del sitio en que había sido colocado el cristal de uranilo. Repitió el experimento varias veces y siempre apareció la mancha oscura, aunque puso papel más negro envolviendo la placa fotográfica.
El 26 y 27 de febrero (1896), el cielo de París estaba cubierto de espesas nubes, la lluvia caía intermitentemente. Desgraciadamente, el profesor Becquerel puso la placa fotográfica recién envuelta con el cristal de uranilo sobre ella en el cajón de su mesa para esperar mejor tiempo. El Sol no apareció hasta el 1 de marzo, sin embargo, Becquerel expuso otra vez su dispositivo a los rayos del sol y pasó después a la cámara oscura para ver los resultados. Era algo increíble. En vez de las manchas oscuras que había obtenido anteriormente durante la exposición de todo un día a la brillante luz del Sol, se veía una mancha negra como el carbón debajo del sitio en que había estado el cristal de uranilo. Evidentemente el oscurecimiento de la placa no tenía relación alguna con la exposición del cristal de uranilo a los rayos del Sol, y el oscurecimiento de la placa fotográfica se había estado produciendo sin interrupción todo el tiempo en que estuvo con el trozo de uranilo encima en el cajón cerrado de la mesa de Becquerel.

Referencia del texto: Gamow, G. (2003). Capítulo 8. El núcleo atómico y las partículas elementales. En Biografía de la Física (pp. 257-258). Madrid: Alianza

Actividad

Lectura del texto de forma individual. Debate en grupo acerca de los conceptos que se pueden extraer de él. Calcular la actividad radiactiva del uranio en el tiempo estipulado en el texto (4 días), y responder a las siguientes cuestiones:

-¿Qué nombre se le dio a éste fenómeno?

-¿Por qué crees que Becquerel no había observado éste fenómeno en sus exposiciones diarias de la muestra? ¿Y por qué no con otras muestras?

-¿A qué interacción fundamental crees que responde éste fenómeno?

-¿Cuál era la concepción errónea de Becquerel acerca de éste?

Objetivos

-Distinguir las cuatro interacciones fundamentales de la naturaleza.

-Establecer la relación entre la composición nuclear y la masa nuclear con los procesos nucleares de desintegración.

-Formular e interpretar las leyes de la radiactividad.

Criterios de evaluación

-Describir las principales características de la radiactividad.

-Obtener la actividad de una muestra radiactiva aplicando la ley de desintegración.

 

María Villa Doblas.

 

Anuncios